SOBRE LOS PROCESOS DE CAMBIO

RITMOS Y CICLOS DE LA CONCIENCIA. EL KARMA

PROCESOS DE CAMBIO

El alma viene a la tierra a crecer y evolucionar, o sea a aumentar su nivel de conciencia. “Las pruebas de la vida corporal son el medio para alcanzar la perfección”. Las pruebas son enseñanzas que permiten crecer, aumentar el nivel de comprensión, de experiencia, conocimiento y sabiduría. Así pues, a lo largo de sus encarnaciones, el alma evoluciona, se eleva y despierta o recobra la memoria de la existencia y realidad de los mundos superiores. Irá aspirando cada vez a más espiritualidad.

This image has an empty alt attribute; its file name is karma1.jpg

El karma es una ley universal de causa y efecto. Cosechamos lo que sembramos, o: lo que hago a otro, me lo hago a mi-mismo.

Los que aspiran al cambio, y se implican en una terapia o un camino de crecimiento, entran en un contexto favorecedor de cambio. Uno de esos contextos consiste en “desenmascarar” los mecanismos internos, poniendo en evidencia nuestros modos de funcionamiento. Se trata de darnos cuenta de porque actuamos de determinada manera. La liberación del inconsciente se puede ver acompañada de una liberación emocional. Por ejemplo, averiguo o recuerdo que nunca mi padre quería jugar conmigo cuando era niño. Esta experiencia creó soledad y distanciamiento social. Me cuesta ahora compartir con la gente, prefiero estar solo, etc… Al recordar aquello, no solo intelectualmente, sino anímicamente, surge rabia en un principio, luego tristeza. Cada caso es único y lleva su propio proceso. Esa toma de conciencia fomentará un cambio. De la misma manera las creencias (en este caso, no merezco atención, etc…), también actúan en nuestros comportamientos. Si me libero de la carga emocional y entiendo que mi padre no me quería hacer daño, sino que simplemente no sabía y no podía hacerlo mejor, seré capaz de perdonarle (el perdón es fundamental en los procesos de cambio). La creencia negativa dejará de tener fuerza, porque nada ya la sustentará y me resultará más fácil acercarme a los demás. Este es un ejemplo de proceso de cambio.

La otra manera de fomentar cambio es “alimentando” al ser. Muchas personas cambiarán más recibiendo, teniendo dificultad a la hora de llevar el dolor del pasado. Al sentirse cuidado, el ser se puede abrir y confiar, destapar sus talentos y sonreír al mundo.

This image has an empty alt attribute; its file name is karma.jpg

Estas dos dinámicas están presentes en todo proceso de cambio, una destructiva (cuestionamiento, ruptura de esquemas, etc…), y otra constructiva (contención afectiva, nutrición emocional …).

El cambio, la transformación tienen sus procesos, su ritmo. No se puede forzar algo que no esté listo. Alguien puede hacer terapia a los 30 años, destapar y procesar mucho “material” y cambiar en muchos aspectos. Sin embargo, no podrá llegar más allá de un cierto punto, un punto límite. Pasa el tiempo, esta misma persona reemprende un trabajo terapéutico 10 años más tarde. Será otro momento, habrá madurado, estará listo para alcanzar una profundidad insospechable hace 10 años.

La ley del karma actúa en los destinos, y la psicología, menos la transpersonal, no lo puede admitir. Hemos hablado antes de la ley de causa y efecto. Cada ser humano tiene sus programas. Programas condicionados por vidas pasadas. Cada uno tiene un peso x que constituye una duración y una cantidad, sea el contenido positivo o negativo. Relacionado con la consciencia, y nos retendrá la cadena del karma hasta que, en un aspecto concreto, hayamos logrado un punto de consciencia determinado, que será el punto de inflexión hacia el cambio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *